Las necesidades que la pandemia puso de manifiesto tienen a la transformación digital en el centro de los cambios que las empresas tienen que transitar. Y las startups dedicadas al asunto crecieron con ellas.

Por IAE ALUMNI

-¿Qué hacen desde CEIBO y qué los diferencia?

–CEIBO es una consultora de negocios especializada en transformación digital. Posee oficinas en Miami, Asunción y Buenos Aires, y proyectos en más de 40 países. Nuestro principal diferenciador es el talento de las personas que nos hacen ser parte del ranking Great Place to Work. Son personas apasionadas en investigar las mejores prácticas de management, tecnologías disruptivas y nuevos modelos de negocios, que nos permiten ayudar a los líderes de empresas a diseñar su estrategia de transformación, procesos y estructura, contemplando el impacto en la cultura, la experiencia de sus clientes y apalancándose en las nuevas tecnologías.

Otra característica que nuestros clientes resaltan es que no los dejamos a mitad de camino: los acompañamos en la implementación, y hasta los resultados y adopción de las iniciativas ideadas en conjunto, siempre midiendo los indicadores claves que nos permitan mejorar continuamente.

– Qué conlleva el proceso de transformación digital?

-La transformación digital, frase que hoy está de moda, no alude solo a un concepto bonito para decir que vale la pena invertir en tecnologías, sino que se refiere a  un proceso mucho más grande. Desde CEIBO, la definimos como repensar el modelo de negocio, considerando cada uno de los elementos, desde la propuesta de valor, hasta los generadores de ingresos, costos, proveedores, clientes, el relacionamiento con ellos y demás. En nuestra visión no hay una receta única, sino que es como un mapa que vamos descubriendo y trazando a la vez con cada organización, con cada modelo de negocio que analizamos en profundidad. Esta transformación, en muchos casos, obliga a repensar o a crear un nuevo modelo de negocio y, en otros, a desarrollar nuevas unidades de negocio o productos y servicios complementarios para satisfacer las nuevas necesidades del mercado.

Hoy, la transformación digital no se piensa igual que hace años atrás. Se desarrolla a través de «building blocks», o pequeños bloques que, como característica fundamental, no son iniciativas aisladas, sino que son parte de una idea que impacta directamente en la estrategia o modelo de negocios de la empresa. Con estas iniciativas creamos el plan a futuro, priorizado, con un portafolio balanceado, que en su agregado va construyendo esa transformación digital deseada en la compañía.

-¿Por qué necesitamos pensar en transformación digital? 

-Hay al menos 3 elementos que obligan a priorizar la transformación, y estos son:

  • El nuevo escenario competitivo: nuevos jugadores están incursionando en algunos de nuestros negocios, pero más aún en el negocio de los clientes. Es importante no tomar en cuenta solo el nivel de la industria en forma específica, sino ver qué sucede a nivel global, las herramientas que se están utilizando y las nuevas estrategias de negocios.
  • Las nuevas demandas de los consumidores: aparte de productos y servicios eficientes y competitivos, también demandan experiencias. Y ya no se trata de la experiencia de usuario en el sitio web o en la app, sino de la totalidad de su relación con la empresa y la marca, entendiendo que esa experiencia es dinámica, como así también la propia expectativa.
  • Las nuevas tecnologías: IOT, deep learning, blockchain, marketplace, cloud computing y demás, permiten mayor eficiencia, ahorro de costos, nuevos modelos de negocios, nuevos canales de atención, la posibilidad de mejorar la experiencia del cliente y de “desintermediar” actores dentro de una cadena de valor. 

-¿Cuáles son los principales retos y barreras para una transformación digital exitosa?

-Lo más importante es cambiar la forma de pensar, entender que todavía estamos en la mitad de la película y no perder el tiempo. Lo perfecto es enemigo de lo bueno. Algunas veces se dan muchas vueltas antes de probar un nuevo proceso o innovación, y la realidad es que hay que experimentar aunque surjan errores. Es necesario ser ágiles y creativos, aprender de los experimentos o pilotos, que deben ser rápidos, baratos y fáciles de realizar. No hay una única respuesta para transformar un negocio exitosamente pero, si no se empieza, no habrá oportunidad de transformarlo.

Otro de los grandes retos que vemos es que muchas veces uno cree que lo importante es la herramienta, la tecnología, y no es tan así. Los desafíos del negocio no son tan distintos a los de antes; lo que cambió, o está cambiando, es el cómo. La simple implementación de tecnología por sí sola no produce la transformación digital y no soluciona los nuevos dolores del negocio. Cambiar una organización o su modelo de negocio para aprovechar el potencial de estas nuevas tecnologías, sí lo hace.

Y un reto adicional, que tienen las empresas multinacionales o grandes, es que puede ser más complejo implementar la transformación por su estructura, burocracia interna y lentitud para actuar. Muchas veces se recomienda que cierta innovación o nuevo modelo de negocios se desarrolle por fuera de la compañía, con alianzas, innovación abierta y, una vez probado, realizar la migración a la empresa madre.

El mundo está afrontando grandes desafíos que nos obligan a poner atención y demandar negocios más sustentables. Esta transformación de la que hablamos, digital, cultural, transformación en sí, nos obliga a repensar los modelos de negocio, y eso nos da la oportunidad de que esta vez los pensemos más sustentables, teniendo en cuenta el impacto ambiental y social en la misma medida en que consideramos el impacto económico.

Nota original: IAE ALUMNI – 15 MARZO, 2022 – PANORAMAS